Ambiente de trabajo saludable, 4 factores clave

Ambiente de trabajo saludable

¿Qué significa ambiente de trabajo saludable? ¿Cuáles son las claves? Un ambiente de trabajo saludable no consiste únicamente en dar fruta a los trabajadores. Conseguir un ambiente de trabajo saludable requiere de un trabajo consolidado entre todas las partes activas de una organización. Es necesario crear un sistema de gestión basado en la mejora continua que propicie una optimización del ambiente de trabajo hacia un entorno cada vez más saludable en todos los aspectos. Para ello, el modelo de la OMS de ambientes de trabajo saludables considera necesario tener en cuenta cuatro aspectos fundamentales:

1 – El ambiente físico de trabajo 

El ambiente físico de trabajo se refiere a aquellos elementos que rodean de una forma tangencial y material al trabajador. Algunos de ellos son: la infraestructura, aire, maquinaria, mobiliario, productos, químicos, materiales, vehículos, procesos de producción en el trabajo, etc. Todos estos factores inciden sobre la salud del trabajador causando desde pequeñas molestias hasta la muerte del trabajador.

Nos referimos a lo que habitualmente se denominan riesgos físicos (incluidos riesgos producidos por máquinas, vehículos, riesgos eléctricos..) químicos, biológicos y ergonómicos. 

Para reducir o eliminar estos riesgos se debe llevar a cabo una buena evaluación de los mismos, así como planificar y llevar a cabo una serie de acciones correctivas vinculadas a los mismos. Para ello es necesario tener en cuenta los principios básicos de prevención.

2 – El ambiente psicosocial de trabajo

Cuando hablamos de ambiente psicosocial en el  trabajo nos referimos a “la organización del trabajo y la cultura institucional y las actitudes, los valores, las creencias y las prácticas que se exhiben diariamente en la empresa y afectan el bienestar mental y físico de los empleados.” 

Son factores que  pueden provocar estrés emocional o mental a los trabajadores. Estos factores se desencadenan, por ejemplo,  cuando existen: deficiencias organizativas (presión de tiempo, tareas y responsabilidades no definidas de forma clara, falta de reconocimiento y apoyo…), acoso, intimidación, discriminación, falta de comunicación, dificultades para conciliar la vida profesional y privada, el temor a la pérdida de trabajo por cualquier causa, etc.

Para conseguir un ambiente psicosocial de trabajo óptimo hay que actuar. Para ello se realiza una evaluación y toma de medidas preventivas igual que con los riesgos físicos. En este caso la evaluación puede partir de encuestas o entrevistas a los trabajadores. Una vez localizados los riesgos ¿qué se puede hacer para reducirlos? Damos algunas ideas:

  • Reasignar el trabajo para reducir la carga de trabajo
  • Formación en materia de comunicación y aptitudes de liderazgo hacia los supervisores
  • Aplicar una política de tolerancia cero respecto del acoso, la intimidación o la discriminación en el lugar de trabajo
  • Dar flexibilidad a los trabajadores para abordar las situaciones de conflicto entre la vida laboral y la vida privada
  • Lograr que el trabajador reciba apoyo de los supervisores y de sus compañeros de trabajo (recursos y apoyo emocional)
  • Dotar de flexibilidad en la ubicación del trabajo y el tiempo asignado para ejecutar los trabajos
  • Velar porque haya una comunicación oportuna, abierta y sincera.
  • Sensibilizar a los trabajadores y brindarles capacitación (prevención de conflictos, situaciones de acoso…)

3 – Recursos personales de salud en el trabajo

En este apartado hacemos referencia a la aportación por parte de la empresa de: un entorno propicio, servicios de salud, información, recursos, oportunidades y flexibilidad para motivar y facilitar un estilo de vida saludable de los trabajadores así como vigilar y apoyar su estado de salud física y mental.

Para ello la empresa puede tomar una serie de medidas como por ejemplo:

  • Poner a disposiciones de los trabajadores instalaciones para hacer ejercicio o facilitar el acceso a este tipo de servicios (flexibilidad horaria, ayudas económicas…)
  • Proporcionar alimentos saludables en la cafetería y las máquinas expendedoras
  • Ser flexible en cuanto al momento en que los trabajadores interrumpen su trabajo y la duración de esa interrupción para permitir que hagan ejercicio
  • Prohibir el consumo de tabaco y hacer cumplir esta prohibición
  • Organizar programas para dejar de fumar para los empleados
  • Prestar servicios médicos como las evaluaciones de salud, los exámenes médicos, la vigilancia médica o exámenes médicos extraordinarios
  • Concienciar y formar a los trabajadores sobre estilos de vida saludables

4 – Participación de la empresa en la comunidad

La empresa forma parte de una comunidad local y global de la que se ve afectada y en la que a su vez repercute. Esta repercusión recíproca también afecta a la salud de las personas (tanto de los trabajadores, como de las personas que de una manera u otra se ven afectadas por la organización, de forma positiva o negativa).

La empresa puede aportar recursos y apoyo a la comunidad que le rodea, como por ejemplo:

  • Aportar servicios de atención primaria de salud gratuitos o subsidiados a las familias de los trabajadores
  • Instituir políticas de igualdad de oportunidades en el lugar de trabajo para proteger y apoyar a los más vulnerables
  • Organizar actividades de alfabetización complementaria gratuita o asequible para los trabajadores y sus familias
  • Aportar liderazgo y conocimientos especializados sobre salud y seguridad en el lugar de trabajo a las empresas pequeñas y medianas locales.
  • Realizar controles voluntarios de los contaminantes liberados por la empresa en el aire o el agua
  • Ir más allá de lo que estipulan las normas legales para reducir al mínimo la huella de CO2 de la empresa
  • Trabajar con los ayuntamientos para construir sendas para bicicletas, aceras, etc.
  • Subsidiar el transporte público

Espero que este artículo os haya ayudado a entender el concepto de ambiente de trabajo saludable de una forma global. Podemos ahora darnos cuenta de que para conseguir un ambiente de trabajo saludable hay que trabajar en todos los ámbitos de la organización. Conseguir la participación de los directivos, trabajadores, y otros agentes sociales es esencial para conseguir nuestros objetivos en este ámbito cada vez más de moda. Si quieres aportar o preguntar algo sobre el tema te invito a que dejes tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *