riesgos psicosociales teletrabajo

Los riesgos psicosociales del teletrabajo, ¿cómo prevenirlos?


El teletrabajo es el futuro. Según un estudio de Adecco, el 77% de los españoles querrían combinar teletrabajo y trabajo en oficina.

Desde luego, no hay duda de las ventajas de trabajar en casa en cuanto a la conciliación laboral-familiar, la competitividad de las empresas y la tasa de absentismo laboral.

Pero ¿qué pasa con los riesgos que conlleva?

Si queremos garantizar la productividad y la salud de los trabajadores, y mejorar la seguridad en el trabajo, es imprescindible identificar los riesgos psicosociales del teletrabajo, y aplicar nuevas medidas para hacerles frente.

¿Cuáles son los nuevos riesgos psicosociales del teletrabajo?

Vamos a profundizar en los riesgos psicosociales del teletrabajo, es decir, aquellos que se originan en el trabajo y que afectan negativamente a la salud física, psíquica o social del trabajador. 

–      El tecnoestrés:

tecnoestrés

Al estrés habitual que ya existe en el trabajo, hay que añadir ahora el tecnoestrés. Este es un fenómeno nuevo relacionado con la mala adaptación o el miedo a las nuevas tecnologías, que nos puede generar un sentimiento de incapacidad, baja productividad, insatisfacción laboral, y sobrecarga de trabajo.

–      La adicción:

Un estudio reciente de Cigna, revela que el 74% de los empleados españoles es incapaz de desconectar cuando termina la jornada de trabajo. No sabe poner límites horarios a su trabajo, tiene una percepción del tiempo irreal, tiende a sobreexigirse, y se siente mal si no está siendo productivo. Sobre todo ahora que parece que con el teletrabajo estamos disponibles 24 horas los 7 días de la semana.

–      La ansiedad:

La palabra aquí es incertidumbre. El miedo al cambio, a la pérdida del trabajo, a lo desconocido, y al futuro genera ansiedad.

Y en la situación en la que vivimos es normal, pero cuidado porque la persona que padece ansiedad también suele desarrollar síntomas como: nerviosismo, o tensión, ataques de taquicardia, insomnio, irritabilidad, fatiga mental, baja concentración; que a la larga, pueden desembocar en otros problemas de salud mucho más graves como: depresión, adicciones y trastornos de alimentación.

–      Conflicto familiar-laboral

conciliación laboral

Encontrar la forma de separar la vida personal y profesional en casa es todo un reto. Las obligaciones personales (cuidado de niños, cocina, limpieza, etc),interfieren con la vida laboral y si no se ponen medidas tanto por parte de la empresa como por parte del empleado, no sólo acabaremos agotados, estresados, sino también desmotivados.

–      Depresión

El aislamiento producido por la nueva modalidad de trabajo, el descontento con el trabajo, el estrés, la soledad, y la inestabilidad emocional son los ingredientes perfectos para enfermedades mentales como la depresión.

–      Despersonalización

En este contexto de la nueva era digital, existe otro riesgo asociado que afecta tanto al empleado como a la empresa:  la despersonalización o invisibilización de la persona. La distancia es la culpable de esa tremenda falta de “engagement”, o conexión entre las empresas y los trabajadores, y eso hace que sea muy complicado motivar a los empleados y promover el sentido de pertenencia.

El nuevo desafío es acercar a los trabajadores y mejorar la inclusión laboral.

Cómo prevenir los riesgos psicosociales del teletrabajo

Recomendaciones para la empresa: ¿qué pueden hacer los gerentes de empresa para apoyar a los empleados?

  • Identificar los problemas que puede generar el teletrabajo

Después de ver las consecuencias de una mala implementación del teletrabajo, es hora de analizar los problemas y generar estrategias de prevención y de salud laboral para reducir esos riesgos.

  • Mostrar cercanía y estar disponible:

Demostrar empatía con los empleados es clave para tener un ambiente laboral sano, propiciar vínculos, y aumentar el nivel de motivación.

  • Potenciar la comunicación con los empleados:

No hay excusas.  Puede ser a través de videollamadas, reuniones virtuales, emails, webinars, desayunos de trabajo, weekly news, u otras herramientas de comunicación. Todo con el fin de comprobar cómo están los empleados y establecer una comunicación laboral efectiva.

  • Fomentar la formación online:

La nueva realidad del teletrabajo requiere formación, así que es un buen momento para animar a los empleados a mejorar sus habilidades online. Se trata de dotar a los trabajadores del apoyo necesario para esta nueva manera de trabajar.

  • Mantener informados a los trabajadores:

Una comunicación transparente, informando acerca de los cambios que se produzcan, de la situación actual de la empresa, de los procedimientos de trabajo actualizados, o las recomendaciones sanitarias e institucionales.

Esto generará en ellos un mayor sentido de pertenencia que será clave para alcanzar los objetivos propuestos.

  • Organizar el trabajo:

Hay mucho trabajo por delante. Definir objetivos claros, dotar de los recursos técnicos necesarios, establecer plazos y objetivos realistas, fomentar la comunicación, fijar los nuevos métodos de trabajo, ofrecer flexibilidad horaria a sus trabajadores, asegurarse de que los trabajadores se desconectan de su trabajo al final del día, estar a disposición para resolver cualquier problema o duda, proporcionar feedback y pedir opinión.

Todas y cada una de estas medidas son necesarias para prevenir los riesgos en el teletrabajo.

Recomendaciones para los trabajadores: ¿qué medidas pueden aplicar los empleados?

  • Planificar un horario y una rutina:

Esto es básico para asegurar el éxito del teletrabajo. Lo ideal sería mantener un horario parecido al habitual en la oficina. Pero depende del caso y de las necesidades de cada uno.

  • Establecer límites en el horario de trabajo:

Es necesario tener un horario de inicio y fin de la jornada, planificar cuántas horas se va a trabajar, organizar la agenda con lo que se quiere hacer en el día, la semana, y ponerse metas, todo esto sin olvidar las pausas.

No conviene, ni tampoco hay necesidad siempre de responder inmediatamente a todos los mails o llamadas que se reciben. La clave es respetar el tiempo de descanso y limitar el uso del móvil y email de trabajo fuera de este horario.

  • Mantenerse conectado con compañeros y jefes:

Fundamental también, mantenerse en contacto con los compañeros de trabajo y jefatura. Se pueden hacer videollamadas, usar el chat, email o cualquier otra herramienta para evitar el aislamiento.

Además sería también interesante notificar los problemas que surjan ocasionados por el teletrabajo para mejorar la comunicación y la sinergia en el trabajo.

  • Encontrar el espacio físico adecuado

La idea es buscar un lugar cómodo, con suficiente espacio para trabajar, sin ruido, y con luz natural para disminuir la fatiga visual. El espacio físico adecuado será uno de los pilares para lograr ser más productivo.

  • Establecer normas con los demás convivientes de la casa

Es decir, hablar con ellos para intentar evitar distracciones y mejorar la convivencia. Especialmente para aquellos que tienen niños pequeños en casa, es necesario reorganizar los horarios y prioridades. Quizá sea mejor trabajar por las mañanas cuando están en la guardería o al contrario, por las noches mientras duermen.

  • Mantenerse conectado con la familia y los amigos

A estas alturas no hace falta que explicar la importancia de socializar. La familia y los amigos nunca deben faltar. Hay que evitar aislarse.

  • Mantenerse sano:

Dormir lo suficiente, comer bien, hacer ejercicio, y mantenerse activo. No solo por la salud física, sino también por la salud mental, para aliviar el estrés y aumentar las endorfinas.

  • Limitar el consumo mediático:

La exposición continua a noticias, medios y redes sociales negativas nos puede provocar o aumentar la ansiedad, el estrés o el pánico. Obviamente sí, hay que mantenerse informado, pero con un límite.

  • Distraerse:

Participar en actividades que beneficien el bienestar y distraigan siempre es positivo. Hacer meditación, salir a dar un paseo, bailar, leer, pintar, jugar con tus hijos, o escuchar música te ayudará a ser más feliz con tu vida y tu trabajo.

  • Ser positivo

Reforzar los pensamientos optimistas y positivos contribuirá a que el trabajo resulte más agradable. Por otro lado se conseguirán lograr mayores objetivos, reducir el estreś y ser más productivo.

Ahora más que nunca es el momento de prestar atención a los riesgos psicosociales del teletrabajo. La salud física y mental debe ser siempre una prioridad para trabajadores y empresa. ¡Cuídate!

Artículo realizado por: Currículum y trabajo, plataforma de orientación laboral especializada en diseño, revisión y redacción de CV. Te apoyamos en tu proceso de búsqueda de empleo.

5 1 vote
Article Rating
Suscibirse
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios