Reflexiones del 28 de abril. Día mundial de la Prevención de Riesgos Laborales

Mucho se ha hecho en el mundo de la Prevención de Riesgos Laborales desde el comienzo de la historia del trabajo en la humanidad. A modo de ejemplo ¿sabíais que en la época del Imperio Romano en España los trabajadores mineros tenían una esperanza de vida menor a 30 años? por lo general morían entre los 15 y 20 años de edad.

Desde entonces hasta nuestros días se han promulgado leyes y decretos que han reducido notablemente los accidentes de trabajo. Cada vez la concienciación en la sociedad es mayor y cada vez se trabaja mejor especialmente en países desarrollados y en empresas grandes, las cuales tienen integrada la seguridad y salud en sus procesos, con sus propios servicios de prevención, comités de seguridad, etc.

Los medios de comunicación y las nuevas tecnologías han propiciado también la proliferación de medios de formación y concienciación en materia de seguridad y salud en el trabajo.

Es cierto también, que según la sociedad avanza aparecen nuevos riesgos y tipos de accidentes que antes desconocían. Por ejemplo, una de las mayores causas de muertes en accidentes de trabajo son las producidas en accidentes de tráfico. Es por ello que el mundo de la prevención tiene que actualizarse continuamente y estar en consonancia con las tendencias y el contexto social, económico y laboral.

Tenemos muchas herramientas: leyes, reglamentos, guías técnicas, notas técnicas de prevención, normativas (como OHSAS 18001, o la que esperamos para finales de este año ISO 45001) para que las empresas implanten Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo integrados con sus propios procesos de negocio. Cada vez hay más profesionales y expertos en Seguridad y Salud que aportan sus conocimientos a la sociedad y a las empresas para hacer del lugar de trabajo un sitio más seguro y saludable. Nuevas iniciativas nos sorprenden, aplicaciones informáticas y software para mejorar la planificación, operación y control de la seguridad y salud.

No obstante, queda mucho por hacer. Todavía son muchas las muertes, incapacidades y enfermedades que se pueden evitar. Sólo hay que echar un vistazo a las estadísticas de accidentes laborales para darnos cuenta de que algo no funciona, de que tenemos que seguir luchando. Hemos recorrido un largo camino, pero todavía nos queda y siempre se podrá mejorar y evolucionar. Este camino, el de la prevención de riesgos laborales, sólo acabará cuando no exista el trabajo en el mundo, cuando la humanidad deje de existir, hasta entonces habrá que seguir trabajando.

¿Qué errores seguimos cometiendo?

Creo que si somos sinceros, y nos vamos a las causas raíz del problema, tenemos lo de siempre: “el dinero, la ética y la educación“.

El dinero

Muchas empresas fabrican en países poco desarrollados porque es más barato, no importando las condiciones laborales en las que se trabaje. Otras ahorran al máximo en recursos necesarios para la prevención de riesgos laborales. Los gobiernos se implican poco en la subvención, aportación de incentivos, etc. que ayuden a las empresas a mejorar. La desigualdad entre distintos países es tremenda. Asusta ver las diferencias en seguridad de una obra en España a una en Vietnam, por ejemplo.

No nos damos cuenta de que al final la no-prevención sale cara. Se calcula que los gastos producidos por accidentes laborales y enfermedades profesionales rondan los 2.120 MILLONES DE EUROS al año.

Ahora te propongo un juego. Encuentra las diferencias…

Camboya, Soldador, Soldadura, Trabajo, La Luz, Flash
Soldadura en Camboya
soldadura-segura
Soldadura en país desarrollado

Ética-Moral

Vivimos en un mundo que sólo quiere tener más, mejor y más rápido, donde reina la indiferencia hacia el otro.

Lo que el Papa Francisco ha denominado la “globalización de la indiferencia”, la actitud egoísta e indiferente ante el sufrimiento de los demás y que ha alcanzado una dimensión mundial.  Cuando las personas se sienten bien y “a gusto” se olvidan de los demás y “no se interesan de sus problemas, ni de sus sufrimientos, ni de las injusticias que padecen“.

Yo tengo mi ipad, mi smartwach  y mi smartphone y soy indiferente. No pienso: ¿de dónde salieron los materiales para realizarlos? Creemos que es cosa de las empresas que los fabrican o de los encargados de las minas (y no estamos mal encaminados), pero siempre podemos aportar nuestro granito de arena haciendo un consumo responsable, denunciando acciones y eligiendo productos de aquellas empresas que sabemos que cuidan más de sus trabajadores y exigen lo mismo de sus proveedores.

Seguimos con el “juego“. Encuentra las diferencias…

extracción coltan africa
extracción coltan africa
minas azufre Indonesia
Minas de azufre de Ijen en Indonesia. A 2.400 metros de altitud, sobre la cumbre del volcán Ijen, el aire es irrespirable
mineros españoles
Mineros españoles

Aunque los ejemplos son de comparación entre países, a veces en los países desarrollados también encontramos barbaridades en incumplimientos de Seguridad y Salud. No nos despistemos.

Educación

La educación para la Seguridad y Salud en el trabajo es fundamental, desde las escuelas, universidades, etc. hasta los lugares de trabajo. La concienciación en medios de comunicación es también clave.

Muchos empresarios autónomos o PYMES no implantan medidas de Prevención de Riesgos Laborales porque las desconocen. Nunca nadie les ha informado que existe una legislación al respecto que deben cumplir y si han oído hablar alguna vez de ello no saben de que va. La PRL debería estar integrada como un valor transversal en la educación.

Igual que se conocen y estudian la declaración de derechos humanos, la Constitución Española, etc. es preciso que en las escuelas se hable de las principales leyes que rigen un país y de la implicación de cumplirlas o no. ¿Por qué se está introduciendo en las escuelas educación vial, educación sexual, etc. y se excluye la educación preventiva en el trabajo? Nuestros niños y jóvenes son el futuro de la sociedad y sobre ellos queda la responsabilidad de un mundo mejor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *