Los 28 riesgos de accidentes laborales y enfermedades profesionales, clasificación Parte III

Por fin llegamos a la tercera y última parte de nuestra clasificación de riesgos laborales y enfermedades profesionales. Si no has leído todavía la Parte I o II te recomendamos que lo hagas:

Ir a la Parte I

Ir a la Parte II

19- Explosiones

riesgo-de-explosionesLas explosiones en el centro de trabajo pueden ser causadas por explosivos propiamente dichos, como la dinamita, material pirotécnico, etc. o por la concentración en el aire de ciertos vapores, gases, nieblas y polvos. A veces, la atmósfera aparentemente más inofensiva puede ser susceptible de explosión si se dan las condiciones necesarias.

Para que se de una explosión tienen que concurrir un comburente, una ignición, y un material explosivo. El comburente suele ser el oxigeno que hay en el aire. La ignición puede venir de una chispa, de electricidad estática, etc. A veces, un simple roce de una suela de calzado con un material metálico puede ser la causa de la ignición.

Entre los vapores y gases que pueden causar explosiones en ciertas cantidades al mezclarse con el aire están el acetileno, el monóxido de carbono, el éter, el sulfuro de hidrógeno y el metanol entre otros.

Debemos tener mucho cuidado también con los polvos procedentes de materiales sólidos como la harina o el azúcar que son altamente explosivos. 

En cada lugar de trabajo se deben evaluar los riesgos de explosión por zonas y tomar las medidas preventivas necesarias: evitar el paso de personas, evitar la creación de vapores,  gases, nieblas y polvos, asegurar la limpieza y hermeticidad de silos y recipientes, evitar la producción de chispas en áreas con potencial riesgo de explosividad, prohibir el acceso a áreas explosivas al personal no autorizado, formar a todo el personal sobre los riesgos y medidas preventivas con respecto a las explosiones,  señalizar las áreas con riesgo de explosión, utilizar equipos de protección personal preparados para zonas ATEX, etc.

Además, es obligación del empresario elaborar un documento de protección contra explosiones y de clasificar en zonas las áreas en las que puedan formarse atmósferas explosivas.

20- Incendios

Al igual que en el caso de las explosiones, para que se produzca un incendio se tiene que producir una ignición con un comburente (normalmente oxígeno) y un combustible. riesgo-de-incendios

En los incendios, además de los riesgos de quemaduras hay que considerar los riesgos de intoxicación producida por el humo, ya que de ahí derivan la mayoría de las muertes en este tipo de accidentes.

Para evitar incendios se deben tomar todas las medidas preventivas a nuestro alcance: mantener las instalaciones eléctricas en perfecto estado de mantenimiento y revisión, hacer un correcto almacenaje de productos de fácil inflamabilidad, no efectuar operaciones “en caliente” (soldaduras, uso de herramientas de oxicorte, etc.) a no ser que se tenga el permiso para ello y se haya comprobado la ausencia de material combustible en la zona, mantener el lugar de trabajo limpio y ordenado, restringir las áreas peligrosas y prohibir fumar y encender fuegos en ellas, al finalizar la jornada de trabajo desconectar los aparatos eléctricos que no sea necesario mantener conectados.

Además de prevenir los incendios, debemos estar preparados para que en caso de que ocurra sepamos como actuar y tengamos los recursos necesarios para hacerlo. Para ello, es importante una buena formación del personal y abastecer los lugares de trabajo con los medios de extinción necesarios. También tendremos que elaborar un Plan de Emergencia y Evacuación y comprobar periódicamente su eficacia mediante simulacros.

21- Accidentes causados por seres vivos

Este tipo de accidentes pueden ser muy variados y de muy diversa índole: accidentes de tráfico causados por animales, caídas al montar un animal, mordeduras , ataques  o golpes circunstanciales por parte de un animal que puede ser o no venenoso, etc. También hay que tener en cuenta que algunos animales pueden transmitir enfermedades

Debemos tener en cuenta este tipo de riesgos siempre que en el lugar de trabajo o en las inmediaciones haya animales: veterinarios, trabajadores de granja, trabajadores del mar, buzos, socorristas, trabajadores de laboratorio con seres vivos, apicultores, etc.

Según las circunstancias de cada puesto de trabajo se deben evaluar los riesgos y tomar las medidas preventivas adecuadas.

22- Atropellos o golpes con vehículos

Debemos valorar este riesgo en todos aquellos puestos de trabajo en los que haya vehículos. La RAE define vehículo como Medio de transporte de personas o cosas. Por lo tanto, no pensemos sólo en coches, pueden ser todo tipos de vehículos, desde barcos a carretillas, pasando por bicicletas, etc. En general, como medida preventiva debemos señalizar las zonas de paso de vehículos y separarlas de las zonas de paso de peatones. Otro factor importante es la visibilidad. Tanto peatones como vehículos deben ser visibles y o audibles el uno para el otro. Para ello, se utilizan materiales reflectantes, luces y/o sonidos obligatorios en algunas máquinas para advertir de ciertos movimientos. Es muy importante también limitar la velocidad en los lugares de concurrencia de vehículos y personas y cumplir y hacer cumplir las medidas básicas de seguridad vial.

No olvidemos los accidentes In Itinere o en Misión. Los accidentes in itinere son aquellos que se producen en el camino de ida o vuelta al trabajo. Aquí tenéis un caso muy claro de un accidente in itinere grave en el que la empresa puede tener grandes responsabilidades.  Los accidentes en misión son los producidos durante los traslados necesarios durante la jornada laboral. En empresas en las que haya mucha movilidad (empresas de transportes de mercancías o pasajeros, empresas que realicen muchos viajes por ejemplo de comerciales, etc.) os recomendamos implantar un sistema de gestión de seguridad vial basado en ISO 39001.

23- Exposición a contaminantes químicos o biológicos

Para agentes químicos echarle un vistazo a la Guía Técnica del INSHT sobre este tema si queréis ampliar información. La exposición a un agente químico se refiere a la presencia de un agente químico en el lugar de trabajo que implica el contacto de éste con el trabajador, normalmente, por inhalación o por vía dérmica. Existe riesgo cuando ese agente químico tiene la potencialidad de causar daños en el trabajador. 

En cuanto a los agentes biológicos os recomiendo la NTP 376 para ampliar información. Se incluyen dentro de la definición de agentes biológicos a los microorganismos, con inclusión de los genéticamente modificados, a los cultivos celulares y a los endoparásitos humanos, susceptibles de originar cualquier tipo de infección, alergia o toxicidad. Este tipo de agentes se da especialmente en trabajos de laboratorio y en medicina. 

Las medidas preventivas a tomar ante la exposición de contaminantes químicos y biológicos son tan variables como los riesgos que estas sustancias suponen, así como la variedad de puestos de trabajo en los que están presentes. Por lo tanto, será imprescindible hacer una buena evaluación de riesgos de la mano de expertos en higiene industrial, utilizando los equipos de medición necesarios (homologados y correctamente calibrados), tener en cuenta los límites de exposición establecidos en la legislación vigente, utilizar el sentido común, formar e informar a los trabajadores, la limpieza y el orden también se hacen imprescindibles, y si en última instancia no hemos eliminado los riesgos se utilizarán los equipos de protección personal adecuados para cada caso.

Cabe mencionar también que en caso de riesgos de exposición a contaminantes químicos y biológicos se deben disponer todas las medidas necesarias frente a un caso de emergencia, implantando los procedimientos y formación necesarios así como los recursos adecuados, como el material de primeros auxilios indicado.

El control de la vigilancia de la salud en el caso de puestos de trabajo en los que exista riesgos a exposición de contaminantes químicos y biológicos es particularmente importante.

24- Ruido

 

Para ampliar información sobre este tema os recomiendo la Guía Técnica del INSHT para la Evaluación y Prevención de los riesgos relacionados con la exposición de los trabajadores al ruido 

En general, se debe realizar una evaluación de riesgos laborales con mediciones de nivel de ruido durante el transcurso de la jornada laboral y en todas las zonas de trabajo en las que exista la presencia de trabajadores ya sea de forma permanente, temporal o de paso. Las herramientas para realizar las mediciones tienen que estar homologadas y correctamente calibradas. Dichas mediciones son realizadas por especialistas en higiene industrial.

A partir de las mediciones podemos evaluar los riesgos de cada puesto o zona de trabajo teniendo en cuenta los límites de exposición al ruido establecidos por la legislación vigente. 

Algunas de las medidas preventivas que podemos tomar son: no permitir la presencia de trabajadores en zonas con un elevado nivel de ruido o limitar el tiempo de la presencia, realizar descansos y cambios de puestos y lugares  de trabajo (ya que aunque el nivel de ruido no sea muy elevado si la exposición es continuada puede perjudicar la salud del trabajador) sustituir los elementos emisores de ruido por otros cuyo nivel sonoro sea menor, instalar barreras de insonorización, transportar los elementos emisores de ruido a lugares alejados de los puestos de trabajo, etc. Si en última instancia no hemos conseguido eliminar el riesgo, se utilizaran los protectores auditivos individuales que consigan reducir en nivel de percepción de ruido por debajo de los límites de exposición establecidos.

En los lugares de trabajo con riesgos asociados al ruido es fundamental una buena vigilancia de la salud en este aspecto para detectar errores y corregirlos.

25- Vibraciones

Las vibraciones son oscilaciones de partículas alrededor de un punto de equilibrio. Es toda oscilación percibida por las personas como una sensación de movimiento. Se pueden clasificar en función de que afecten al cuerpo entero o que sean locales, destacando las del sistema mano-brazo. Las vibraciones pueden provenir de vehículos, plataformas, máquinas o de las herramientas que usa el trabajador.

La exposición prolongada a vibraciones puede provocar serios daños a la salud de los trabajadores: afección al sistema nervioso, nauseas, vómitos, palidez y sudor frío, dolores lumbares y abdominales, trastornos visuales, dolor de cabeza, trastornos en huesos y articulaciones, etc.

            Atendiendo a su frecuencia se pueden clasificar:

    • Muy baja frecuencia: inferiores a 2 Hz, como por ejemplo el balanceo de aviones, barcos, trenes. Producen mareos y vértigo.

    • Baja frecuencia: de 2 a 20 Hz, como por ejemplo el producido en transporte urbano, camionetas o grúas. Producen lesiones en la espalda, lumbalgias y hernias.

    • Alta frecuencia: más de 20 Hz, como por ejemplo martillos rompedores, motosierras, pulidoras, remachadoras, clavadoras. Producen lesiones en articulaciones y huesos

Algunas de las medidas preventivas y protectoras que debemos tener en cuenta en puestos de trabajo expuestos a vibraciones son: uso de amortiguadores en zonas vibrantes, almohadillado y regulación de asientos, mantenimiento de herramientas en buen estado,  reducir el tiempo de exposición, realizar descansos periódicos de 10 minutos por hora de trabajo, etc.

En este caso es también importante una buena evaluación de riesgos periódica por parte de profesionales cualificados y una adecuada vigilancia de la salud para detectar posibles daños a tiempo.

26- Iluminación

En orden a evitar accidentes de trabajo y problemas para la salud de los trabajadores es fundamental una adecuada iluminación en los lugares de trabajo. La iluminación necesaria y adecuada es distinta para cada puesto y lugar de trabajo dependiendo del tipo de trabajo a realizar en la zona.

También debemos tener en cuanta la iluminación en zonas de paso y la iluminación de emergencia.

Es importante evitar los reflejos directos e indirectos de luz que pueden dañar la visión. Una iluminación deficiente también puede ser causa de daños oculares y de accidentes de trabajo por falta de visibilidad.

Es importante hacer un buen estudio de los puestos de trabajo para garantizar una iluminación adecuada adaptada al puesto y a la persona.

Para conocer más sobre iluminación en el puesto de trabajo os recomiendo este cuestionario y datos técnicos del INSHT.

27 – Insatisfacción laboral

La insatisfacción laboral es el malestar que se produce en el trabajador a causa de su trabajo. En los casos en los que la insatisfacción es elevada o duradera puede dar lugar a enfermedades profesionales como ansiedad, depresión, etc. La insatisfacción laboral muchas veces viene provocada por ciertos factores psicosociales sobre los que se puede trabajar en la empresa: salario, falta de responsabilidades, malas relaciones, trabajos rutinarios, presión de tiempo, falta de promoción, ausencia de participación, inestabilidad…

La organización en el trabajo es fundamental para evitar la insatisfacción laboral: facilitando la participación y el trabajo en grupo, huyendo de los trabajos monótonos y repetitivos, asumiendo cambios desde la dirección que afecten a los canales de comunicación, promoción y formación de los trabajadores, etc.

En ciertos sectores, como los de la sanidad o la educación es común que la insatisfacción laboral, provocada sobretodo por la impotencia, pueden provocar trastornos que pueden afectar al trabajador, al ambiente de trabajo y al paciente, alumno, etc. Uno de estos transtornos es el síndorme de Burnout o de desgaste profesional.

Algunas de las medidas para prevenir este síndrome pueden ser reducir las jornadas laborales (no más de 8 horas), adecuar los salarios a la responsabilidad que conlleva el puesto, procurar un buen ambiente de trabajo, realizar cambios de ambiente de trabajo periódicamente cuando sea posible, adaptar el trabajo a la persona, no sobrecargar al trabajador con cargas que son superiores a su capacidad (ya sea por tiempo o por competencia), etc.

28 – Además de estos 27 riesgos, ¿Sabías que la mayor causa de muerte en el trabajo y con mucha diferencia frente al resto es la producida por infartos y derrames cerebrales? 

En España en aproximadamente el 43% de las muertes relacionadas con el trabajo tuvieron su causa en infartos, derrames u otras patologías no traumáticas.

Factores de riesgo infarto:

Además de factores inevitables como la edad, o los antecedentes familiares existen otros factores que si se pueden corregir o tratar:

  • Tabaco
  • Sedentarismo
  • Dieta no saludable
  • Hipertensión arterial
  • Consumo de alcohol
  • Consumo de drogas
  • Estrés

¿Qué se puede hacer desde las empresas y lugares de trabajo?

  • Coincienciar
  • Formar e informar
  • Ofrecer recursos
  • Fomentar hábitos saludables: ir a trabajar en bicicleta o andando cuando sea posible, comedores saludables, fruta, descansos…
  • Realizar una buena vigilancia de la salud
  • Adaptar el trabajo a la persona
  • Utilizar técnicas como la del pomodoro
  • Evitar sobrecargas de trabajo excesivas
  • Promover un buen ambiente de trabajo
  • etc.

Factores de riesgo ictus:

  • Al igual que el infarto existen algunos factores de riesgo inevitables como la edad, el género, antecedentes familiares…
  • Uso de anticonceptivos orales
  • Tabaquismo
  • Drogadicción
  • Síndrome de apneas del sueño
  • Inactividad física
  • Obesidad
  • Diabetes
  • Hipertensión arterial
  • Colesterol alto

Desde la empresa es importante una buena vigilancia de la salud, información y concienciación, fomento de hábitos saludables, etc.

Además cuando no se ha podido evitar y ocurre un caso de infarto o ictus en la empresa es importante actuar con rapidez. Por ello, los trabajadores deben estar formados sobre cómo actuar en caso de una emergencia de este tipo. También es recomendable que en los centros de trabajo existan desfibriladores en correcto estado de mantenimiento y que haya trabajadores entrenados para saber utilizarlos adecuadamente.

desfibrilador en el trabajo

Hasta aquí nuestro artículo sobre clasificación de riesgos laborales y enfermedades profesionales. Puedes consultar la Parte I y  la Parte II de este artículo cuando quieras. También te invitamos a dejar los comentarios o preguntas que desees.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *